Hay discos que uno lo escuchó dos o tres veces y pasan a ocupar un rincón oscuro y olvidado en una cajonera. Pero hay otros con los cuales uno se encariña, a lo mejor no tanto por su calidad o porque adquieran en la historia de la música la categoría de clásicos; mas bien porque están ligados a la banda sonora de la película de nuestra vida y nos retrotraen con su audición a aquellos mágicos momentos, ya tan añejos como indelebles al paso del tiempo. Y uno cada tanto les quita el polvillo y los vuelve a depositar en la compactera (o en el estéreo o en el giradiscos).
Estos son algunos ejemplares que están encuadrados dentro de esta categoría.

LOS BRUJOS - Guerra de nervios (1995)
Me había enganchado con este disco a partir del genial video del corte de difusión Agua viva. Luego me regalaron el cassette (ah, cuantos recuerdos de retroceder la cinta con la BIC) que tenía una fantástica tapa desplegable muy similar a los afiches de la películas de terror clase B que se estrenaban en Yankilandia en los 50. Temas que escasamente llegan a superar los 3 minutos, una gran labor de Rey Mental en las violas, la participación de invitados como Cerati y Melero y un gusto a kitsch en cada letra que transforman este material en adictivo.
FABIANA CANTILO - Golpes al vacío (1994)
La Cantilo venía del super exitoso Algo mejor que tuvo poderosos hits en temas como Mary Poppins y el deshollinador y Mi enfermedad. Luego de llegar a su punto mas alto en cuanto a popularidad, Fabiana crea este disco introspectivo con mucho más material de su autoría y con producción de Carlos Alomar. El resultado es soberbio en cuanto a lo artístico pero pobre con respecto a su venta y difusión.
CELESTE CARBALLO - Me vuelvo cada día más loca (1982)
En aquellos años las mujeres no eran muy bien vistas poniéndose el traje de rockeras y más allá de una pobre aparición de Gabriela en los 70 y los edulcorados intentos de María Rosa Yorio, no había exponentes femeninos en el horizonte. Celeste arremetió con toda esa potencia a lo Joplin que por ahí contenía exceso de manierismos pero que la dotó de un estilo propio. Los folks Querido Coronel Pringles y Es la vida que me alcanza, la presencia de David Lebón en guitarra y batería en Una canción diferente y el tema que titula la placa son los puntos álgidos de un disco parejo que se encolumna como el mejor trabajo de esta cantautora.
LOS GUARROS - Prostitución y vagancia (1989)
Luego de coquetear con el pop en Frappé y de ponerse el traje dark primero y luego girar al rock más anglosajón con El Corte, Javier Calamaro junto a la excelente guitarra del Gitano Herrera iniciaron lo que ellos llamaron rock latino, debido a la fuertes bases rockers acompañadas por percusión, algo poco explorado por esos días. Catalogada en su momento como una banda que buscaba un rápido suceso comercial fomentado por la redundancia de su nombre sumada a su actitud, su imagen, la tapa en la puerta de un telo y sus descaradas letras, Prostitución y vagancia se mantiene vigente gracias a temas como Alabada sea la sangre latina, Carne y sudor y Vamos a rezar.

LA LEY - La ley (1982)
En 1982 se produce la explosión radial de nuestra música gracias a la guerra de Malvinas y muchos programas que difundían otros géneros quisieron subirse al caballo del fenómeno del rock nacional. Pero había uno conducido por Mario Luna llamado Alternativa que se encargó de hacer justicia desde sus comienzos con los artistas de nuestras pampas. Pues bien, La ley (nada que ver con los chilenos, eh) era un grupo que a pesar de contar con buenos músicos y muy lindos temas no llegó a una masividad que tal vez se merecía quizás por aparecer en ese período bisagra entre el rock contestatario y el rock moderno. Absolútamente recomendable.
PEDRO Y PABLO - Contracrisis (1982)
Miguel Cantilo había venido de España con todo un bagaje de nuevos sonidos extraídos de la New Wave anticipándose un par de años al auge del denominado rock moderno que vendría con el advenimiento de la democracia. El cerrado público rockero de aquel entonces ninguneó a Punch motivando a Cantilo a dar un giro de 180 grados en su propuesta volviendo con su socio de antaño Jorge Durietz a reflotar Pedro y Pablo. Fue un retorno mas que digno con material muy interesante pero cuando estaban en la curva ascendente con recitales multitudinarios de casi 3 horas de duración, inesperadamente la cabeza del gran público volvió hacia la dirección antes desdeñada y el dúo desapareció en silencio, casi desapercibidamente.
PELIGROSOS GORRIONES - Peligrosos gorriones (1993)
Excelente disco producido por Zeta Bosio. En su momento, con el advenimiento del pomposamente denominado nuevo rock argentino, aposté todas las fichas a que los Peligrosos iban a ser número uno en el futuro, no así otro de mis preferidos, los Babasónicos. El tiempo se encargó de demostrarme que las predicciones no son mi fuerte así que solo me dediqué a escuchar una y otra vez esos maravillosos arreglos, ese sonido ultraprofesional que luego perdieron, la demostración de lo que tiene que hacer un bajista en una banda de este estilo a cargo de Francisco Bochaton, esas letras surrealistas, esos temas regados con originalidad.
ROQUE NARVAJA - Un amante de cartón (1981)
Comenzó tocando la guitarra en La Joven Guardia, pasó a tocar el bajo con Litto Nebbia, inició una etapa de protesta y compromiso que le valió el exilio en España donde se asentó como cantautor con una propuesta a medio camino entre la canción romántica y el rock. Este disco es fascinante tanto en la composición como en la interpretación. Si, ya sé,la música de Narvaja no es equivalente a la de Steve Howe, pero dentro de su estilo simplón supera ampliamente en arreglos, poder melódico y letras a cualquiera de esos melosos carilindos que se las tiran de rockers y encima en las entrevistas se manifiestan como tales (si, hablo de vos Axel). Pop agradable y de colección.
SUMO - Llegando los monos (1986)
Ahhhh...¡¡¡Cuantos recuerdos me trae este disquillo!!! No sé si es el mejor de Sumo pero que está ahí nomás seguro: la potencia impresionante de El ojo blindado, el hit de Los viejos vinagres, la crudeza de Nextweek, la joda auténticamente decadente de Que me pisen, un tema definido por el pelado como un deseo impresionante de ponerla (TV caliente) y sobre todo, ese himno desgarrador que fue Heroina.
En estos tiempos acéfalos de talento en los que en nuestro medio hacen discos como chorizos que tienen uno o dos temas buenos nada más, Llegando los monos sería un boom de ventas. Te lo puedo asegurar.
LOS TWIST - La dicha en movimiento (1983)
Pasa el tiempo y no hay mes que no lo revisite para alegrar alguna mañana dominguera. Los Twist fueron los precursores de la música divertida basándose en el revival y en las delirantes y descontracturantes letras de Pipo Cipolatti y Daniel Melingo. Fabiana Cantilo aportaba coros, voces e imagen en un disco que fue grabado en 3 días ante la presencia como productor de Charly García. "Yo soy muy amigo... pero muy amigo de los grandes", jajaja.

2 comentarios:

kike dijo...

28 weeks later es un joya para mi tambien pero de ahi a decir que Romero es sobrevalorado??
Viste Diary of the Dead? Es cine puro!

wwxxyyzz dijo...

Y kike, pero también es cierto que no sale de los zombies y cada película es un calco de la anterior. Es una cuestión de gustos, como aquella gente que también ve un gran director en Abel Ferrara y a mi me parece uno mas.
Saludos y a ver cuando vuelve por estos pagos (a cambiar gomas pinchadas...)